Alt text

4 Cosas que Debes saber Antes de Elegir la Tela DE TU FUNDA

Sabemos lo difícil que es elegir el color y el tipo de tela que utilizarás para la funda de tu sofá, y es que más que preocupación por cómo lucirá, es algo mucho más personal. Tu sofá ha pasado tanto contigo que lo consideras parte esencial en tu salón y en tu hogar, es por eso que queremos ayudarte en tu decisión o al menos hacerla más fácil. 

 

1. El ambiente que rodea mi sofá. 

Aunque pueda parecer muy obvio es la primera cosa que debemos tener en mente al momento de decidir qué tela queremos, muchas veces nos dejamos llevar por nuestro instinto de interioristas empedernidos y nos olvidamos del sentido común, y sí, lo sé, no es cosa fácil mezclar ambos.

Entonces este es el momento crucial, siéntate en tu sofá, relájate, mira tu alrededor y analiza qué actividades diarias se realizan cerca de tu sofá, si en la habitación los niños corren al rededor, tienes la cocina o el comedor muy cerca o todos los días se reúnen en el salón a ver la TV es recomendable elegir una tela que puedas lavar fácilmente (nuestras líneas Gaia y Kino son perfecta para uso rudo) por los olores o manchas que sin querer se puedan impregnar en él.

Si tu sofá está muy cerca a una ventana o recibe directo la luz solar lo mejor que puedes hacer es elegir telas de colores claros, de esa manera te aseguras que el color de la tela no se va a desvanecer drásticamente, lo que normalmente ocurre con colores oscuros expuestos al sol, aunque para ser sinceros, no es recomendable exponer las telas al sol. 

 

2. ¿Vivo en un clima cálido, húmedo o frío?

¡Esto es primordial! ¡Créeme! No lo puedes pasar por alto, no sabes lo mucho que puede ayudarte si eliges tu tela basándote en el clima de tu ciudad. Hay tejidos que suelen retener el calor más que otros así como también hay algunos que son muy frescos. 


Además es súper recomendable tomarlo en cuenta porque por ejemplo si piensas pasar la mayor parte de tu tiempo libre recostado en tu sofá y vives en la costa no creo que una tela de terciopelo sea tu mejor opción aunque luzca fabulosa, es así, el objetivo de adquirir una funda para tu sofá es hacerlo más habitable. Entonces tus mejores opciones son los tejidos de algodón y/o poliéster.  
 
¿Pero qué tal si vives en un lugar donde parece ser siempre invierno y quieres sentirte cómodo en tu sofá pero elegiste una tela de poliéster? Lo sé, te pasaron escalofríos de sólo pensarlo. Si tu caso es este lo mejor que puedes hacer es optar por tejidos suaves y gruesos como lo son el lino, terciopelo o lana.  

 

3. Colores de mis paredes y decoración.

Aquí viene nuestra parte favorita: decoración. Aunque también tenemos que ser muy cuidadosos, ya que el color que utilizamos es uno de los puntos claves a la hora de crear el interiorismo. Ya sean cálidos o fríos, intensos o pasteles, los colores hablan por sí solos y dicen mucho sobre nosotros, aunque no lo creas, puedes crear armonía con ellos y cambiar por completo el ambiente en tu salón, aquí te voy a dejar unos tips sobre cómo puedes mezclarlos. 

 
Combina colores cálidos con fríos, de esta manera lograrás equilibrio y no saturarás tu espacio. Por ejemplo si todo tu salón es de colores frío elige una tela de colores cálidos como beige, amarillo o tonos arenas y viceversa; tu salón está lleno de colores cálidos elige una tela de color frío como azules, grises o blancos. 
 
Si las paredes de tu salón son de colores pasteles lo recomendable es elegir una funda de colores vibrantes, de esta manera iluminarás el ambiente de él y por el contrario si lo que quieres es suavizar la vista de tu salón, colores pasteles en tu funda es la mejor opción. 

 

5. Mi estilo.

 
Por ser último consejo no lo hace menos importante, aquí también aplica eso "de la moda lo que te acomoda". Podría decirte miles de cosas que podrías aplicar al momento de elegir tu tela, pero la verdad es que la mejor decisión siempre se toma con el corazón, al fin y al cabo tu sofá ya es parte de hogar es por eso que quieres regresarlo a la vida. 
 
Así que sigue tu corazón, piensa tranquilamente qué necesitas, qué no y qué tipo de tela hará de tu espacio de vida más habitable y fácil de mantener hermoso, recuerda que tu sofá ha vivido mucho contigo y todavía le faltan muchos años más para seguir contigo.